Blog

La leyenda del hilo rojo

per El petit panda el 11 Agost, 2013 Comentaris tancats a La leyenda del hilo rojo

leyenda-hilo-rojoLA LEYENDA DEL HILO ROJO

“Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper”.

Cuenta una vieja leyenda china que el “Abuelo de la Luna” ata un hilo rojo en la muñeca de cada niño al nacer. Este hilo está atado a muchos otros hilos, que a su vez, sujetan la muñeca de todas las personas con las que ese niño está destinado a encontrarse.

A medida que el bebé crece,  los hilos se van acortando, acercando cada vez más a dichas personas, a pesar del tiempo, de la distancia y de las circunstancias. El hilo puede tensarse, enredarse, pero nunca romperse.

La leyenda

Según una leyenda oriental, hace muchísimo tiempo un emperador de China murió y dejó a su joven heredero Wei Gu, como nuevo gobernante. Este nuevo emperador durante su visita al Templo Longxing, encontró a un anciano sentado en la entrada. El anciano venía del “mundo invisible” y era el responsable de “los matrimonios de la gente”. El emperador, que era muy impetuoso le preguntó por la que sería su esposa. El anciano le contestó:  “La mujer con la que usted se casará tiene ahora sólo tres años y se casará con usted cuando tenga 17. En este bolso llevo un hilo rojo que uso para unir a las parejas. Una vez que están destinados a casarse, ato sus dedos meñiques con este hilo rojo. No importa si son enemigos, ricos, pobres o están separados por una larga distancia, mientras el hilo rojo esté atado, ellos se casarán. Cuando el meñique de ella esté atado al suyo, será inútil para usted buscar otra”.

Wei Gu necesitaba saber más, “¿Quién es mi esposa? ¿Dónde vive ella?” El anciano contestó, “su futura esposa vive con una familia que vende verduras, al norte del templo”. “¿Puedo verla?” preguntó Wei Gu. El anciano le llevó hasta un mercado donde una pobre campesina con una niña en los brazos ofrecía sus productos.

Al llegar hasta donde estaba esta campesina, se detuvo frente a ella, la invitó a ponerse de pie e hizo que el joven emperador se acercara, diciéndole: “Aquí termina tu Hilo rojo del Destino”. Al escuchar esto, el joven y orgulloso emperador enfureció creyendo que todo era una burla del anciano, empujó a la campesina que aún llevaba a su pequeña en los brazos y la hizo caer provocando que la niña se hiciera una gran herida en la frente. El emperador muy molesto regresó a su palacio y luego de un tiempo olvidó todo este asunto.

Muchos años después, llegó el momento en que este emperador debía casarse y para este fin, su corte le recomendó que lo mejor era que desposara a la hija de un general muy poderoso de su ejército pues esto daría estabilidad a su reino. Esta idea no le pareció nada mal al emperador pues sabía que este general era muy querido y respetado por todo su pueblo y además su hija tenía fama de ser muy joven y hermosa.

Llego el día de la boda y el momento de ver por primera vez la cara de su esposa, la cual entró al templo con un hermoso vestido y un velo que la cubría totalmente.  Al llegar hasta el altar, el emperador levantó el velo y vio por primera vez un bellísimo rostro….  con una cicatriz muy peculiar en la frente.

Según esta leyenda  originaria de  China,  todas las personas que están destinadas a encontrarse, se encuentran unidas por un hilo rojo atado a su dedo meñique…. y tarde o temprano se encontrarán. No solo se refiere a nuestra pareja, sino también a todas las personas que nos acompañarán a lo largo de nuestra vida.

El petit pandaLa leyenda del hilo rojo

Articles relacionats

Dóna-li una ullada a aquestes entrades